La Ciudad de Buenos Aires es una de las metrópolis más importantes del mundo. Además de ser una de las mejores ciudades para vivir, dada su excelente conectividad interna que permite acceder a cualquiera de sus barrios tanto en transporte público como en bicicleta, también es un destino ideal de escapadas y para pasar un fin de semana con amigos, en familia o en pareja. Cuenta con más de 7.000 bares y restaurantes, 287 teatros, 380 librerías, 150 museos y una amplia oferta de cafés de especialidad, escuelas de milonga, teatros independientes, speakeasy y rooftops.

Si bien suele asociarse a la Ciudad más con el ruido, el caos y el cemento, existen grandes espacios verdes que permiten que el vecino conecte con la naturaleza y tenga un momento de relax en un ambiente amplio. En esta oportunidad, te presentamos 10 de los mejores parques que tiene Buenos Aires que están a la vuelta de la esquina de cualquier vivienda:

1) Reserva Ecológica Costanera Sur, un paraíso natural escondido en la Ciudad

Ubicada a metros de Puerto Madero -muy cerca del casco histórico porteño-, y circundada por obras artísticas y arquitectónicas emblemáticas, la Reserva Ecológica es el mayor espacio verde de la Ciudad de Buenos Aires y uno de los paseos preferidos para caminar, andar en bicicleta, trotar, hacer senderismo o pasar el día en familia durante el fin de semana.

Cuenta con 350 hectáreas de extensión que la convierten en una propuesta inigualable para conocer la flora y fauna nativas en plena ciudad. Bosques, pastizales, lagunas y bañados forman parte de este espacio único, declarado en 2005 como sitio Ramsar por su importancia mundial como humedal. También forma parte de la Ecoruta del Río de la Plata, un circuito de más de 100 km de extensión que conecta los espacios verdes y áreas protegidas del AMBA y alrededores.

2) Jardín Botánico, un “cono del silencio” en medio de dos avenidas

El Jardín Botánico es un lugar agradable para caminar y relajarse en la Ciudad, recorriendo sus senderos y conociendo las distintas especies autóctonas de la Argentina, así como de otros continentes. Cuenta además con una colección de hierbas aromáticas muy importante y, si bien está ubicada entre dos de las avenidas más transitadas del barrio de Palermo, es un sitio ideal para sentarse a leer en medio de un enorme silencio.

Ocupa una superficie de más de 7 hectáreas y alberga unas 1580 especies vegetales, además de una biblioteca de botánica, tres jardines de estilo (uno francés, uno romano y uno oriental), un herbario, cinco invernaderos (el mayor de ellos, de estilo Art Nouveau, fue premiado en la Exposición Universal de París de 1900), una gran colección de esculturas y una casona de estilo inglés, en la que se realizan muestras de arte temporarias y talleres. Por otra parte, allí también funciona la Escuela de Jardinería del Gobierno de la Ciudad. Fue inaugurado en 1898 con diseño del paisajista francés Carlos Thays, autor del trazado de algunos de los espacios verdes más importantes de Buenos Aires.

3) Plaza San Martín, escenario de la historia de la Ciudad

Es una de las plazas más antiguas de la ciudad. Está ubicada en el barrio de Retiro y supo ser escenario de importantes hechos históricos. En 1807, durante la segunda invasión inglesa, se libró en este lugar un combate que resultó en una victoria criolla. Y en 1812, el General San Martín instaló aquí los cuarteles del Regimiento de Granaderos a Caballo, de ahí que al cumplirse el centenario de su nacimiento en 1878 se le diera el nombre de Plaza San Martín. El trazado actual de la plaza es el resultado de distintos proyectos llevados a cabo por la Municipalidad de Buenos Aires. El paisajista francés Carlos Thays, responsable de muchos de los principales espacios verdes de la ciudad y Director de Parques y Paseos a partir de 1891, realizó aportes significativos e incorporó nuevas especies a su vegetación. Además de sus variados ejemplares autóctonos y foráneos, la Plaza San Martín presenta importantes monumentos y obras escultóricas. En 1942 fue declarada Lugar Histórico.

4) Parque Tres de Febrero, el preferido de los turistas y vecinos de la Ciudad

Con su lago, su anfiteatro y el Rosedal, el parque Tres de Febrero es uno de los espacios verdes más conocidos de la ciudad. Ubicado en el barrio de Palermo, es un lugar ideal para pasear y descansar, tomar mate mirando al lago y hacer ejercicio. Este oasis en medio de la metrópoli es el favorito de los turistas que visitan la capital argentina.

En el parque se encuentran dos lagos artificiales que pueden ser recorridos en bote o en bicicletas de agua. Se calcula que los bosques cuentan con más de una decena de miles de árboles, muchos de los cuales son tipas, eucaliptos, talas y ombúes. Dentro del parque, en la Plaza Holanda, se ubica El Rosedal, un jardín con más de 12.000 rosales.

Inaugurado el 11 de noviembre de 1875 por iniciativa del presidente Domingo Faustino Sarmiento, el parque Tres de Febrero –en homenaje a la Batalla de Caseros– fue un proyecto original a cargo de los arquitectos Ernesto Oldendorf, Fernando Mauduit y Jordan Wysocky y finalizado en 1876 por el arquitecto Jules Dormal (uno de los constructores del Teatro Colón y del Congreso Nacional). Las posteriores ampliaciones (entre 1892 y 1913) estuvieron a cargo del paisajista Carlos Thays, quien diseñó también el Jardín Botánico y el Parque Centenario, entre muchísimos otros.

5) Parque Centenario: juegos, esculturas y una enorme feria de libros y revistas

Al igual que muchos de los principales espacios verdes de la ciudad, el paisajista Carlos Thays se encargó de diseñar el Parque Centenario, bautizado así en 1909 para conmemorar los cien años de la Revolución de Mayo. Sus terrenos, ubicados en el centro geográfico de la Ciudad de Buenos Aires, pertenecían originalmente a la familia Lezica, propietaria también de los que hoy ocupa el Parque Rivadavia.

En 1898, la Municipalidad de Buenos Aires los compró para construir un paseo que, en un principio se iba a llamar Parque del Oeste o Parque Central. Finalmente, quedó el nombre actual. En el centro del parque hay un lago habitado por patos y peces y un anfiteatro reconstruido en 2009 por el Gobierno de la Ciudad donde se realizan espectáculos durante el verano. El parque posee además una fuente, juegos recreativos, murales populares y varias esculturas, entre ellas la “Victoria alada” del italiano Eduardo Rubino, “Madame Curie”, de Santiago Parodi y “La Aurora”, del francés Emilio Peinot. Alrededor del parque se encuentran el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia y el observatorio de la Asociación Amigos de la Astronomía.

Durante la semana funciona, en la vereda externa, una feria de libros y revistas usadas que es muy concurrida por los vecinos de los barrios aledaños. El parque está ubicado en el barrio de Caballito, cerca del límite con Almagro.

6) Parque Rivadavia, un pulmón verde en el centro de la Ciudad

Ubicado en pleno barrio de Caballito existe una feria de libros, revistas y discos usados que parece traída de otro siglo y está abierta todos los días. El parque que la aloja fue inaugurado en 1928 y construido en los terrenos de una antigua finca de la familia Lezica, también propietaria de las tierras sobre las que se estableció el Parque Centenario. Ocupa una superficie de 6 hectáreas y, al igual que muchos de los espacios verdes más importantes de la ciudad, fue diseñado por el prestigioso paisajista francés Carlos Thays. Su gran arboleda rodea el pequeño lago artificial ubicado en el centro del parque, vecino al anfiteatro.

Entre sus esculturas, se encuentra el Monumento a la Madre, de Luis Perlotti, y uno dedicado al Libertador Simón Bolívar. Hay además una antigua noria (única construcción original de la época en que el parque pertenecía a la familia Lezica) que funciona como fuente y una pista de patinaje para chicos. Durante los domingos funciona, además, en una de las entradas principales al parque, una feria dedicada a la venta, compra y canje de artículos relacionados con la filatelia y la numismática.

7) Parque Lezama, uno que supo ser de los jardines más lujosos de Buenos Aires

El Parque Lezama es uno de los muchos paseos tradicionales de la Ciudad de Buenos Aires, ubicado en el barrio de San Telmo, y sede del Museo Histórico Nacional.

El terreno perteneció a distintos propietarios hasta que, en 1857, fue comprado por el hacendado salteño Gregorio Lezama, quien importó árboles y plantas exóticas y contrató a paisajistas europeos para que diseñaran uno de los jardines privados más lujosos de la época. Su viuda, Ángela Álzaga, vendió los terrenos a la comuna en 1894 con la condición de que se convirtieran en un paseo público con el nombre de su marido.

El parque tiene varias esculturas, monumentos (entre los que se destaca el de Pedro de Mendoza, primer fundador de la Ciudad de Buenos Aires), un anfiteatro, un mirador y una fuente. En sus alrededores se encuentra, sobre la calle Defensa, el Museo Histórico Nacional, que fue la casona que habitó Lezama en el siglo XIX; frente al parque se levanta la Iglesia Ortodoxa Rusa (Brasil 315), reconocible por su estilo moscovita y sus cúpulas azules, obra del arquitecto Alejandro Christophersen. En la esquina de Brasil y Defensa se encuentran dos bares notables de la ciudad: El Británico y El Hipopótamo.

8) Parque Mujeres Argentinas, en el corazón de Puerto Madero

Al igual que todo el barrio de Puerto Madero, este espacio verde homenajea a las grandes mujeres argentinas cuyos nombres designan las calles del barrio. Tiene una amplia plaza central y distintos niveles que ofrecen una vista panorámica de la zona. Su joven arboleda está conformada por jacarandás, araucarias, magnolias y tipas, ejemplares característicos de la flora argentina. Fue diseñado por los arquitectos Irene Joselevich, Graciela Novoa, Alfredo Garay, Néstor Magariños, Carlos Verdecchia, Adrián Sebastián, Marcelo Vida y Eduardo Cajide, quienes proyectaron también el parque Micaela Bastidas.

9) Parque Sarmiento, espacio deportivo ATP

Ubicado en el barrio de Saavedra, este parque fue inaugurado en 1981. Ocupa una superficie de 70 hectáreas y se destaca por sus importantes instalaciones deportivas, tales como 4 canchas de fútbol profesional, 2 canchas de fútbol reducido, 2 canchas de pelota paleta, 2 piscinas olímpicas, 2 canchas de handball, 12 canchas de tenis (cemento), cancha de beach volley, cancha de softbol, pista de atletismo, pista de patín roller y pista de BMX freestyle. El parque también posee una bicisenda de 3.000 metros y un circuito aeróbico. Entre las actividades que se desarrollan allí se destacan las escuelas de atletismo, hockey, tenis y gimnasia.

10) Parque de los Niños, un lugar para disfrutar en familia, con vista privilegiada al Río de la Plata

Ubicado en el extremo noreste de la ciudad, en el barrio de Núñez, es uno de los parques inaugurados más recientemente. Por su cercanía con la costa y el viento que suele soplar allí, es uno de los espacios preferidos para los amantes de los barriletes (se pueden alquilar en el lugar).

Además, el parque posee, en sus 32 hectáreas, una gran variedad de especies de aves autóctonas, como el chingolo, el benteveo, la calandria, entre otros. Cuenta con un amplio estacionamiento gratuito, varias bicisendas, áreas de juegos recreativos con areneros, otras con árboles y mesas para picnic, una costanera (desde la cual se pueden observar las embarcaciones que navegan el Río de la Plata) y un puente peatonal que comunica al parque con la localidad de Vicente López, en la provincia de Buenos Aires. También hay servicios de enfermería, baños, bebederos y kioscos.