¿Estás pensando en vender tu casa? ¿No sabés por dónde empezar? Armamos esta lista de tips fundamentales para ayudarte a tomar las mejores decisiones durante este camino.

1. Informate del contexto del mercado

La situación de la economía en general y del mercado inmobiliario en particular tiene una relación directa con la capacidad de compra de tus potenciales interesados. Esto cobra todavía más importancia en un mercado dolarizado y fluctuante como el argentino.

La opinión de tu asesor inmobiliario o de un economista de confianza te permitirá entender los momentos para ser más o menos flexibles con los precios o hasta detectar una oportunidad que no habías tenido en cuenta.

2. Analizá las pequeñas refacciones que hacen la diferencia

Es probable que al momento de vender ya no tengas ganas de dedicarle más tiempo a la casa. Pero te sugerimos revisar si hay detalles que cuesten poco arreglar y generen una mejor impresión.

Esa tecla de luz que se rompió hace meses o la manija de la puerta que se soltó el año pasado son detalles que pueden hacer la diferencia cuando te visiten los próximos compradores.

3. Asesorate con especialistas

Vender una propiedad suele ser una operación muy importante en la vida de una persona, tanto en lo económico como en lo emocional. El asesoramiento de expertos en el tema te ayudará a evitar imprevistos que en este tipo de transacciones pueden ser fundamentales al momento de cerrar una venta.

Además, con el apoyo de la tecnología, hoy los asesores cuentan con información del mercado para orientarte sobre el precio de venta más adecuado y las posibilidades de vender más rápido tu inmueble.

4. Publicá un contenido realista y de calidad

Siempre vamos a querer que nuestra propiedad se luzca en la publicación. Un aspecto fundamental para recibir más consultas es tener el mejor contenido posible: fotos bien sacadas, videos, recorridos 360° y planos.

Fotografía profesional de inmuebles (Mudafy)

Pero el objetivo debe ser siempre resaltar las características del inmueble, no vender algo que no existe. Por eso destacamos la importancia de un material realista. De nada sirve borrar con Photoshop una mancha grande de humedad o una rajadura en la pared: los interesados lo notarán tarde o temprano en la visita y solo les hará perder tiempo a las personas involucradas. ¡Incluyéndote a vos!

5. Tené los papeles a mano

Como en toda transacción importante, la documentación legal es una de las cosas que puede causar más dolores de cabeza si no está bien organizada. La escritura del inmueble es fundamental para empezar a vender tu propiedad.

En este punto, te recomendamos consultar con un escribano o con tu asesor inmobiliario para asegurarte de que está todo en regla y listo para vender.

6. Escuchá todas las ofertas

Siempre hay tiempo para decir que no después. Escuchar no significa aceptar inmediatamente, sino estar abiertos a una negociación aunque al principio parezca lejana a tus pretensiones.

Conocemos muchos casos en los que las dos partes parecían irreconciliables y se terminaron encontrando puntos de acuerdo muy satisfactorios para ambos. Además, siempre aporta algo entender quién está del otro lado. ¡A veces es solo cuestión de hablar!

7. Prepará la propiedad antes de cada visita

Si de primeras impresiones hablamos, las visitas son esos pequeños momentos donde los potenciales compradores se enamoran (o no) de tu propiedad.

Por eso, es importante que esté siempre preparada para recibirlos: limpieza, orden, aromas, iluminación. Organizá la casa para conquistar todos los sentidos. Como bien dicen, no hay segundas oportunidades para las primeras impresiones.

¿Necesitás más información sobre cómo vender tu propiedad?

¡Chateá con un Asesor Ahora!