Buenos Aires es una ciudad multicultural y cosmopolita con una amplia diversidad de atractivos artísticos, culturales, naturales, vida nocturna y gastronómica, entre otros, que la convierten en una sede propicia para vivir y visitar. A su vez, es una de las ciudades más seguras de la región, ya que existen más de 7.300 cámaras de monitoreo en la Ciudad y cuenta con uno de los Centros de Monitoreo Urbano más grandes de Latinoamérica.

Si bien cada zona de la ciudad tiene sus encantos, su funcionamiento y por qué no sus problemas, existen barrios que se adaptan perfectamente a los momentos de la vida de cada persona. Ya sea para un estudiante que quiere estar cerca de su casa de altos estudios y prioriza la accesibilidad, pasando por una familia que priorice la tranquilidad de un lugar más retirado, hasta gente de la tercera edad que busque zonas con domicilios acorde a sus necesidades, Buenos Aires ofrece un abanico de oportunidades para vivir cada momento:

Palermo, un barrio ATP: moderno y con mucha vida nocturna

Ciertamente, Palermo es considerado como uno de los mejores barrios para vivir en la Ciudad de Buenos Aires. Primero, porque en dimensiones es el más grande, pero también se destaca por ser dinámico y estar lleno de acción, teniendo múltiples alternativas para disfrutar y aprender.

Se trata del barrio que, probablemente, mejor se adapte a las distintas necesidades de la vida de las personas. Por un lado, es ideal para las familias y para las personas mayores que quieren tener todo cerca y poder disfrutar, pero también es una excelente zona para estudiantes, jóvenes profesionales, emprendedores, artistas y artesanos y extranjeros.

Es un lugar accesible a nivel transporte, con servicios muy buenos y diversos, y sus calles comerciales cuentan con todo lo que se puede necesitar. Además, posee grandes espacios verdes como el Jardín Botánico, el Parque 3 de Febrero, el Jardín Japonés, el Ecoparque, el Hipódromo, el Campo Argentina de Polo y el Club de Pescadores, como así también de todo tipo de ofertas nocturnas y gastronómicas de distintos lugares del mundo.

Recoleta, un clásico de la Ciudad que alberga familias y estudiantes

Recoleta es uno de los grandes clásicos de la ciudad. Es elegido tanto por personas que quieren vivir tranquilas en familia como por aquellas que llegan a la ciudad para estudiar. Ciudadanos de todas partes de Argentina y también de otros países llegan a Recoleta para instalarse, especialmente para realizar sus estudios. Muchas universidades importantes se encuentran en la zona.

Si bien cuenta con muchos jardines de infantes, colegios y universidades, Recoleta también se destaca por su accesibilidad, ya que su ubicación hace que el barrio esté perfectamente conectado con otras partes de la ciudad, por lo que es posible moverse de un lado a otro velozmente.

Barrio donde predominan los museos, las bibliotecas y arquitectura de principios del siglo XX, Recoleta también invita a disfrutar de espacios verdes tales como el Parque Carlos Thays, la Plaza Mitre y la Plaza Francia.

Villa Urquiza, una de las zonas que más se desarrolló en los últimos años

Villa Urquiza se transformó en uno de los barrios con mayor crecimiento inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires. En los últimos años, su estética cambió de las antiguas casas tradicionales y edificios bajos, a ver modernos PH y torres cada vez más altas, pero sin embargo, continúa conservando esa tradición de barrio que los fines de semana reina el silencio y pueden verse negocios cerrados y poca gente en las calles.  

No es exagerado afirmar que Villa Urquiza es un lugar ideal para vivir en familia. A sus plazas y parques (Echeverría, Marcos Sastre, Zapiola y Paseo de la Paz) que son un pulmón para el barrio y un punto de encuentro para los vecinos, se les suma la tranquilidad, sus calles empedradas, comercios locales, conversaciones en las veredas y decenas de espacios culturales y deportivos.

Además, para los amantes de las actividades culturales y artísticas Villa Urquiza cuenta con sitios como el Sunderland Club para bailar tango o los centros culturales El Colectivo, El Cultural y Domus Artis.

Caballito, el verdadero centro de la Ciudad

Ubicado exactamente en el centro de la ciudad se encuentra Caballito. Este barrio porteño hace posible llegar en poco tiempo a cada una de las puntas de la ciudad. Además, es más accesible económicamente que otras zonas y no ha dejado de desarrollarse en los últimos años.

Dado el valor de las propiedades y la gran cantidad de negocios de cercanía, Caballito se convierte en un excelente lugar para estudiantes y personas mayores. Además, cuenta con grandes avenidas comerciales en las que se puede conseguir todo lo necesario. Es un barrio muy atractivo con zonas de gran movimiento y dinámicas, como así también con otras muy tranquilas.

En Caballito se puede encontrar el Parque Centenario, uno de los pulmones verdes más grandes de la Ciudad, y los Museos Bernardino Rivadavia (Ciencias Naturales) y Luis Perlotti (Esculturas).

Parque Patricios, la perla del Sur que sigue creciendo

Si hablamos de desarrollo demográfico, no podemos pasar por alto la enorme transformación que ha tenido Parque Patricios en los últimos 7 años. La llegada del Subte y la instalación de la Jefatura de Gobierno y el Polo Tecnológico, respectivamente, generaron una reactivación en el barrio del sur porteño a nivel comercial y habitacional que revalorizó la zona por completo.

No solo aumentaron la cantidad de viviendas gracias a los planes de construcción vigentes, sino que grandes franquicias gastronómicas comenzaron a abrir sucursales en Parque Patricios. Esto generó que no solo mejoraran las condiciones de infraestructura del barrio, sino que amplió la vida del barrio hasta altas horas de la noche.

Además, este barrio cuenta con varios parques públicos, lo que lo convierte en uno de los más importantes pulmones verdes de la Ciudad. También cuenta con una gran cantidad de escuelas, por lo que se trata de una zona ideal para vivir en familia.

En síntesis, Buenos Aires es una ciudad que está preparada para albergar la vida de las personas en todos sus momentos. Cuenta con una oferta enorme que combina lo necesario para desarrollar una vida tranquila con atractivos turísticos tradicionales, experiencias gastronómicas, actividades culturales públicas, privadas e independientes y circuitos al aire libre para recorrer en todos los barrios de la Ciudad para generar el disfrute de todas las personas que la integran.